APOYO AL FORTALECIMIENTO DE LA GOBERNANZA LOCAL DEL AP KAA IYA DEL GRAN CHACO
El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa Iya del Gran Chaco, ha sido creado mediante Decreto Supremo 24122 del 21 de Septiembre de 1995. Dentro de su ámbito territorial se encuentran dos sitios RAMSAR: Palmar de las Islas y Salinas de San José, y parte de los Bañados del Isoso y el río Parapetí, ambos declarados el 17 de septiembre del año 2001, en el marco del Convenio Internacional de RAMSAR.

Sus características naturales están estrechamente relacionadas con sus condiciones biofísicas y climatológicas destacando la aridez del ambiente: poca lluvia y altas temperaturas. Contando con áreas entre las más áridas del Chaco Americano en su extremo suroeste –con un régimen pluvial de menos de 300 mm de precipitación anual-. En cuanto a su hidrología, el AP Kaa Iya del Gran Chaco puede dividirse en dos secciones, una en la parte norte que contribuye con afluentes a la cuenca del río Parapetí – Cuenca Amazónica y otra en la parte sur que contribuye con afluentes al Paraguay- Cuenca del Plata

En términos hidrológicos y de conservación ecológica, la cuenca Norte del Kaa Iya, que forma parte de la cuenca del Parapetí, es de extrema importancia, ya que contribuye a los bañados de Isoso. Esta cuenca es responsable de la recarga de acuíferos importantes en la región como el rio Quimome y la Laguna Concepción, y provee agua para la vida silvestre siendo prácticamente su única fuente sobre todo en tiempo de seca.

Si bien, el Chaco, no se destaca en términos de “mega” riqueza en biodiversidad, cuenta con una flora y fauna característica que incluye especies endémicas, de distribución restringida, amenazadas, raras y otras relevantes para la conservación y/o uso sostenible. Su biodiversidad ha evolucionado adaptándose a las condiciones climáticas y edáficas propias constituyendo complejos sistemas frágiles que mantienen una integridad funcional con poca resiliencia a los impactos (Taber et al. 1994; Taber 1997; Navarro et al. 1998).

La fauna de vertebrados del Chaco es notable por el tamaño y a veces por la abundancia temporal, lo que ha dado fama a la región como lugar de caza y recolección de fauna. La riqueza de especies estimada para el Kaa Iya alcanza 108 mamíferos, 226 aves, 72 reptiles, 43 anfibios y 105 peces (Plan de Manejo AP Kaa Iya del Gran Chaco, 2012)). Además se encuentran en el ámbito de influencia un número de especies de invertebrados entre los cuales se destacan las abejas nativas (Meliponinae) que son abejas nativas sin aguijón, cuyo aprovechamiento en su hábitat natural y crianza en colmenas es una actividad importante de las comunidades locales para la recolección de miel.

Entre los elementos propiamente chaqueños se pueden mencionar: el chancho solitario Catagonus wagneri, el corechi Tolypeutes matacus, el pichi ciego o coserverú Chlamyphorus = Calyptophractus retusus, el armadillo Chaetophractus villosus, la liebre de las salinas Dolichotis salinicola y el cujuchi Ctenomys connoveri. Con la presencia de muchos otros mamíferos de amplia distribución amazónica, andina o del cerrado. Los ecosistemas del paisaje del chaco ribereño cuenta con una importante influencia amazónica, hasta donde llegan cuatro especies de monos, un puercoespín, un perezoso y varios murciélagos frugívoros. A la zona transicional chiquitana llegan el monito Mico melanura y el roedor de roquedales Thrichomis. De la influencia andina llega el guanaco (Lama guanicoe) a las pampas de arenales. Los carnívoros (gatos, zorros), ungulados (venados, chanchos y anta), armadillos, dos monos (Aotus azarai y Callicebus pallescens) y varios roedores son de distribución amplia.

Según el libro rojo (MMAyA 2009) entre los mamíferos más amenazados del chaco se encuentra el guanaco Lama guanicoe (CR), el solitario Catagonus wagneri (EN), el pejichi Priodontes maximus (VU), el corechi Tolypeutes matacus (VU), el jaguar Panthera onca (VU) y el anta (Tapirus terrestres). En el Kaa Iya, el jaguar tiene una población saludable de acuerdo a los estudios con trampas cámara. La supervivencia y reproducción de estos mamíferos dentro del AP parece asegurada en la situación actual gracias a la extensión y calidad de hábitat disponible, pero la presión de cacería en los bordes y la degradación de los bañados por alteraciones hídricas externas pueden comprometer la integridad y conectividad de esta fauna.

Especies con grandes requerimientos espaciales como el jaguar y el tropero están consideradas como ‘especies paisaje’ y sirven de indicadores/emblemas de la conservación a nivel de paisaje

Numerosas especies de plantas son usadas por los isoseños, ayoreos y chiquitanos en los alrededores del Área Protegida para obtener productos maderables, fibras, alimentos y medicinas. Muchas de éstas han sido descritas en inventarios y su conocimiento desarrollado en proyectos de promoción de uso sostenible.
Entre los endemismos se destaca el guayacán negro Izozogia nellii, un género y especie nueva de Zygophyllaceae descrita para el AP Kaa Iya. Otras plantas endémicas chaqueñas son especies de cactus del género Frailea y Gymnocalycium, que se encuentran en roquedales del cerro San Miguel, y las orquídeas epífitas Juanulloa membranacea y Oncidium boliviensis; Diplokeleba herzogii es un árbol restringido a los bosques de transición de llanura de BoliviaEl guayacán (o palo santo) Bulnesia sarmientoi (Zygophyllaceae) es otro arbol endémico del Chaco, amenazado por la explotación para postes y artesanías (VU global) en Argentina, Paraguay y también Bolivia (EN, Meneses y Beck 2005). El quebracho colorado (Schinopsis quebracho-colorado) y el quebracho o soto de arenales (Schinopsis cornuta) han sido categorizadas como amenazadas (VU y EN, respectivamente) a nivel de Bolivia (Meneses y Beck 2005). Otras especies chaqueñas y chiquitanas con estado de amenaza según evaluaciones globales de IUCN son el sotillo Athyana weinmannifolia (VU), roble Amburana cearensis (EN), pata de buey Chroroleucon chacoense (VU), guayacaú negro Caesalpinia paraguariensis (VU), Diplokeleba herzogii (VU) y Cochlospermum tetraporum (EN), son comunes o muy abundantes en el Kaa Iya. También se han colectado parientes silvestres del mani dentro del AP Kaa Iya (Arachis cardenassi, A. cruziana ) o muy cerca (A. herzogii, A. krapovickasii), que pueden estar amenazadas fuera del AP (MMAyA 2009).
El PNANMI Kaa Iya del Gran Chaco, es el área protegida más grande del SNAP y, representa la última oportunidad a nivel mundial de contar con una muestra bien conservada de bosque seco tropical del Gran Chaco (Conservación de la Biodiversidad), contemplando, además, ecosistemas Chaqueños de transición a la Chiquitania. Casi dos décadas de gestión han permitido que sus más de 3,4 millones de hectáreas se mantengan sin alteración. Sin embargo, en el entorno se observa una fuerte presión a los sistemas naturales debido al cambio de uso del suelo no adecuado y sin respetar la normativa vigente. Este avance de la deforestación hacia los límites y drástica transformación de los ecosistemas del entorno representa su principal amenaza.

Producto de las actividades económicas y sociales desarrolladas en el departamento de Santa Cruz, se ha producido un severo proceso de deterioro en el nivel de conservación de los distintos ecosistemas naturales. Estudios de la deforestación, en torno al Kaa Iya y otras AP del Chaco y Chiquitania, muestran que hasta el 2005 se tuvo una tasa anual alta (123 mil ha/año), que descendió entre el 2005 y el 2008 (51 mil ha/año), pero que se incrementó entre el 2008 y el 2012 a 156 mil ha/año con la expansión de caminos asociados al Corredor Bioceánico Santa Cruz – Puerto Suarez.

En este escenario, la consolidacion de la gestion del AP se constituye en una prioridad, en el intento de mitigar la perdida de la biodiversidad y las opciones a la busqueda de un desarrollo sostenible que implica el mantenimiento de los servicios ambientales, la conservacion de la biodiversidad y el potenciamiento de paracticas culturales armonicas con la conservacion de la naturaleza.

La experiencia ha demostrado que la concientizacion ciudadana y la consolidacion de una gobernanza ambiental por parte de la poblacion local constituyen un camino eficiente (practicamente el unico) para la conservacion de la biodiversidad y la integridad de las areas protegidas. El Comite de Gestion se constituye en un pilar en la construccion de la gobernanza ambiental y contribuye a la construccion de una vision regional para el mantenimiento de la conectividad ecologica, hidrica y cultural, que sustentan la gestion del AP Kaa Iya. A partir de la busqueda de procesos de desarrollo sustentables, en base a las propias percepciones y aspiraciones locales frente a las visiones desarrollistas expoliadoras de los recursos naturales y degradadoras del medio ambiente.
 
Loading map...

Project Snapshot

Grantee:
Asociación para la Conservación, Investigación de la Biodiversidad y el Desarrollo Sustentable
Country:
Bolivia
Area Of Work:
Biodiversity
Operational Phase:
Phase 5
Grant Amount:
US$ 30,130.43
Co-Financing Cash:
US$ 15,570.00
Co-Financing in-Kind:
US$ 14,430.00
Project Number:
BOL/SGP/OP5/Y2/FSP/13/12
Start Date:
8/2013
End Date:
3/2014
Status:
Satisfactorily Completed
Project Characteristics and Results
Gender Focus
En la conformación del Comité de Gestión se planteara una perspectiva de género y se invitara a considerar un equilibrio del mismo, así como también en todo el proceso participativo de gestión informada, desarrollo y fortalecimiento de capacidades. Por tanto, la participación en los eventos de capacitación, así como en las dinámicas pedagógicas deberá desarrollarse en un enfoque de igualdad de género, permitiendo la amplia participación de cada uno de los asistentes sin discriminación de género, edad y formación académica. Las convocatorias facilitaran la participación de mujeres.
Promoting Public Awareness of Global Environment
La experiencia de capacitación de comités de gestión y actores locales para la gobernanza ambiental, puede servir de base para ser aplicada en otras áreas protegidas tanto individualmente como en forma de “mancomunada” para mayor efectividad de la comprensión de la problemática ambiental y del rol de las AP a nivel regional. El material producido se espera pueda ser utilizado en diferentes esfuerzos de fortalecimiento de la gobernanza ambiental local y en torno a las APs.
+ View more